Home
Icon Bridges with Mexico
Iglesia Ortodoxa
On Almsgiving
Orthodox Voices
St. George's History
Ask an X
Food Pantry Friends
Orthodox Rio Bridges
Spanish Orthodox Forum
Food Pantry
Inernational Festival
Spanish Orthodox Links
Monterrey Mex. Mission
Orphanage Almsgiving
Spanish Liturgics
Spanish Ortho. Outreach
Archbishop Dmitri's Visit
Seminarian Support
Spanish Scriptures
Iglesia en Mexico
Spanish Translations
Vegetarian Recipes
Casa Amparo
Covering Our Neighbors
Internat'l Service Projects
Learn Spanish!
Winter Service Retreat
Missions & Outreach
Retiree's Wanted!
About Orthodoxy
Pascha
Contact Information
Service Schedule
Administration
Driving Directions
Mexico Theophany 2007
Pascha 2008
Orthodox Summer Camp
Volunteer Internships
Nuevo: La Fe Ortodoxo Cristiana
Psalm 50 - Salmo 50 - in Spanish

SALMO 50

Ten piedad de mi, oh Dios, conforme a tu gran piedad, y conforme a la multitud de tus compasiones borra mi transgresiones. Lavame mas y mas de mi maldad, y limpiame de mi pecado. Porque conozco mi transgresión y mi pecado esta siempre delante de mi. Contra ti solo he pecado y he echo lo malo delante de ti; porque seas reconocido justo en tus palabras y venzas en tu juicio. He aquí, en transgresiones fui concebido y en pecado me engendro mi madre. He aquí, tu has amado la verdad, y lo Escondido y lo secreto de tu sabiduría me has revelado. Me rociaras con hisopo y seré limpio; me lavaras y seré emblanquecido mas que la nieve. Me harás oir gozo y alegría; y los abatidos se regocijaran. Vuelve tu rostro de mis pecados y borra mis transgresiones. Un corazón limpio crea en mi, y un espíritu recto renueva dentro de mi. No me eches de tu rostro, y no quites de mi tu santo Espíritu. Vuelveme el gozo de tu salvación y estableceme con un espíritu de príncipe. Entonces ensenare a los transgresores tus caminos y los impíos se convertirán a ti. Librase de la pena de la sangre, oh Dios, Dios de mi salvación; se regocijara mi lengua en tu justicia. Señor, abre mis labios y mi boca anunciara tu alabanza. Porque si hubieras querido sacrificio, yo te lo habría dado; el holocausto no te agradara. Un sacrificio de Dios es el espíritu quebrantado, un corazón quebrantado y humillado Dios no despreciara. Haz bien, Señor, en tu benevolencia a Sion, y edifiquense los muros de Jerusalén. Entonces te agradaran los sacrificios de justicia, oblaciones y holocaustos; entonces ofrecerán becerros en tu altar.

¡Gloria a Dios por todo!
Direct your Questions, Comments or Feedback to (Por favor dirigir sus preguntas, dudas o comentarios al): 956-781-6114 or info@stgeorgepantry.org


Home Back Top
Powered by Orthodox Web Solutions