Home
Icon Bridges with Mexico
Iglesia Ortodoxa
On Almsgiving
Orthodox Voices
St. George's History
Ask an X
Food Pantry Friends
Orthodox Rio Bridges
Spanish Orthodox Forum
Food Pantry
Inernational Festival
Spanish Orthodox Links
Monterrey Mex. Mission
Orphanage Almsgiving
Spanish Liturgics
Spanish Ortho. Outreach
Archbishop Dmitri's Visit
Seminarian Support
Spanish Scriptures
Iglesia en Mexico
Spanish Translations
Vegetarian Recipes
Casa Amparo
Covering Our Neighbors
Internat'l Service Projects
Learn Spanish!
Winter Service Retreat
Missions & Outreach
Retiree's Wanted!
About Orthodoxy
Pascha
Contact Information
Service Schedule
Administration
Driving Directions
Mexico Theophany 2007
Pascha 2008
Orthodox Summer Camp
Volunteer Internships
Nuevo: La Fe Ortodoxo Cristiana
Un Servicio General de Acción de Gracias - Molieban of Thanksgiving in Spanish

Un Servicio General de Acción de Gracias

Un Servicio General

de Acción de Gracias

Ediciones del Exarcado Mexicano


El Sacerdote inicia:

Gloria a la Santa, Consubstancial, Vivificadora e Indivisible Trinidad eternamente, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.
Coro: Amén. (y lo siguiente en tono sexto):

Rey Celestial, Consolador, Espíritu de verdad, que estás en todo lugar llenándolo todo, Tesoro de bienes y Dador de vida, ven a habitar en nosotros, purifícanos de toda mancha, y salva, Tú que eres bueno, nuestras almas.
Y el Lector continua:

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros.[tres veces].
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
Santísima Trinidad, ten piedad de nosotros. Señor, purifícanos de nuestros pecados. Maestro, perdona nuestras transgresiones. Santo, visítanos y cura nuestras dolencias, por Tu nombre.
Señor, ten piedad. [tres veces].
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amen.
Padre nuestro, que estas en los cielos, santificado sea tu nombre, vénganos tu reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día , dánosle hoy y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal.

Sacerdote: Porque tuyo son el reino, el poder y la gloria, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

El Lector continua:

Amén.
Venid, adoremos a Dios nuestro Rey.
Venid, adoremos y prosternémonos ante Cristo, nuestro Rey y nuestro Dios.
Venid, adoremos y prosternémonos ante el mismo Cristo, nuestro Rey y nuestro Dios.


(En ocasiones de Acción de Gracias Generales el Salmo 118 es leído):

SALMO 118

Lector: ¡Dad gracias a El Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! ¡Diga la casa de Israel: que es eterno su amor! ¡Diga la casa de Aarón: que es eterno su amor! ¡Digan los que temen a El Señor: que es eterno su amor! En mi angustia hacia El Señor grité, él me respondió y me dio respiro; El Señor está por mí, no tengo miedo, ¿qué puede hacerme el hombre? El Señor está por mí, entre los que me ayudan, y yo desafío a los que me odian. Mejor es refugiarse en El Señor que confiar en hombre; mejor es refugiarse en El Señor que confiar en magnates. Me rodeaban todos los gentiles: en el nombre de El Señor los cercené;
me rodeaban, me asediaban: en el nombre de El Señor los cercené. Me rodeaban como avispas, llameaban como fuego de zarzas: en el nombre de El Señor los cercené. Se me empujó, se me empujó para abatirme, pero El Señor vino en mi ayuda; mi fuerza y mi cántico es El Señor, él ha sido para mí la salvación. Clamor de júbilo y salvación, en las tiendas de los justos: «¡La diestra de El Señor hace proezas, excelsa la diestra de El Señor, la diestra de El Señor hace proezas!» No, no he de morir, que viviré, y contaré las obras de El Señor; me castigó, me castigó El Señor, pero a la muerte no me entregó. ¡Abridme las puertas de justicia, entraré por ellas, daré gracias a El Señor! Aquí está la puerta de El Señor, por ella entran los justos. Gracias te doy, porque me has respondido, y has sido para mí la salvación. La piedra que los constructores desecharon en piedra angular se ha convertido; esta ha sido la obra de El Señor, una maravilla a nuestros ojos. ¡Este es el día que El Señor ha hecho, exultemos y gocémonos en él! ¡Ah, El Señor, da la salvación! ¡Ah, El Señor, da el éxito! ¡Bendito el que viene en el nombre de El Señor! Desde la Casa de El Señor os bendecimos. El Señor es Dios, él nos ilumina. ¡Cerrad la procesión, ramos en mano, hasta los cuernos del altar! Tú eres mi Dios, yo te doy gracias, Dios mío, yo te exalto. ¡Dad gracias a El Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!

(Si la Acción de Gracias es ofrecida por alguien que se recupero de alguna enfermedad el Salmo 30 es leído):

SALMO 30

Yo te ensalzo, Señor, porque me has levantado; no dejaste reírse de mí a mis enemigos. Señor, Dios mío, clamé a ti y me sanaste. Tú has sacado, Señor, mi alma del seol, me has recobrado de entre los que bajan a la fosa. Salmodiad al Señor los que le amáis, alabad su memoria sagrada. De un instante es su cólera, de toda una vida su favor; por la tarde visita de lágrimas, por la mañana gritos de alborozo. Y yo en mi paz decía: «Jamás vacilaré.» Señor, tu favor me afianzaba sobre fuertes montañas; mas retiras tu rostro y ya estoy conturbado. A ti clamo, Señor, a mi Dios piedad imploro: ¿Qué ganancia en mi sangre, en que baje a la fosa? ¿Puede alabarte el polvo, anunciar tu verdad? ¡Escucha, Señor, y ten piedad de mí! ¡Sé tú, Señor, mi auxilio! Has trocado mi lamento en una danza, me has quitado el sayal y me has ceñido de alegría; mi corazón por eso te salmodiará sin tregua; Señor, Dios mío, te alabaré por siempre.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amen.
Aleluya, Aleluya, Aleluya, Gloria a Ti oh Dios. (tres veces)

LA GRAN LETANÍA

Diácono: En paz al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

Por la paz que de lo alto viene y por la salvación de nuestras almas, al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

Por la paz del mundo entero, por el bienestar de las Santas Iglesias de Dios y por la unión de todos, al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

Por esta santa Casa y por todos los que en ella entran con fe, devoción y temor de Dios al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

Por nuestro Señor, su Beatitud, el Metropolitano Nombre, por nuestro Señor el reverendísimo Arzobispo Nombre, por el honorable presbiterado y diaconado en Cristo, por todo el clero y todo el pueblo, al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

Por (el Presidente o título de la autoridad civil más alta) por toda autoridad civil y por las fuerzas armadas, al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

(Porque les ayude y subyugue bajo sus pies a todo enemigo y adversario, al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

Por esta ciudad, (o aldea, o monasterio), por toda ciudad y país y por los fieles que en ellos habitan, al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

Por estaciones favorables, abundancia de los frutos de la tierra y por tiempos pacíficos, al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

Por los viajeros y los navegantes, por los enfermos los afligidos, por los presos y por su salvación, al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

Y que el Señor con Gracia acepte en su altar celestial esta presente Acción de Gracias de nosotros, Sus indignos siervos, y en su compasión tenga piedad de nosotros, al Señor roguemos.
Coro: Señor ten piedad

Que el Señor no desprecie la acción de Gracias de nosotros, Sus infructuosos siervos, que ofrecemos con corazones humildes por las bendiciones que hemos recibido de El, mas sin embargo las acepte como incienso de dulce aroma, al Señor roguemos.

Coro: Señor ten piedad

Y que escuche las oraciones de nosotros indignos siervos y considere las buenas intenciones y deseos de sus fieles, y en su generosidad siempre bendiga su Iglesia, respondiendo prontamente a las oraciones de su pueblo, al Señor roguemos.

Coro: Señor ten piedad

Y que libere a Su Santa Iglesia (y a su (s) Siervo (a)(S)_____________), y a cada uno de nosotros de toda tribulación, ira, peligro y necesidad, y de todos
nuestros enemigos visibles e invisibles, Bendiciendo a su pueblo con salud, larga vida, y paz, rodeándonos con su Hueste Celestial, al Señor roguemos.

Coro: Señor ten piedad

Socórrenos, sálvanos, ten piedad de nosotros y guárdanos, Dios por tu gracia.
Coro: Señor ten piedad

Conmemorando a la Santísima, Inmaculada, Bendita, Gloriosa Señora nuestra, Theotokos y Siempre-Virgen María, con todos los Santos, encomendémonos nosotros mismos, unos a otros, y toda nuestra vida a Cristo Dios.
Coro:A Ti, Señor.

EXCLAMACIÓN:
Porque te pertenecen toda gloria, honor y adoración, a ti, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.
Coro: Amén.

DIOS ES EL SEÑOR

(En el tono 4°): ¡Dios es el Señor y se nos ha revelado! ¡Bendito es el que viene en el nombre del Señor!
¡Dad gracias a El Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!

Sacerdote: Todas las naciones me rodearon, mas en el nombre del Señor las destruí.

Coro: ¡Dios es el Señor y se nos ha revelado! ¡Bendito es el que viene en el nombre del Señor!

Sacerdote: No moriré, sino que viviré; y cantaré las maravillas del Señor.

Coro: ¡Dios es el Señor y se nos ha revelado! ¡Bendito es el que viene en el nombre del Señor!

Sacerdote: La piedra que habían desechado los edificadores ha pasado la piedra angular, esto es obra del Señor y maravilla en nuestros ojos.

Coro: ¡Dios es el Señor y se nos ha revelado! ¡Bendito es el que viene en el nombre del Señor!

Tropario
Tono 4°:
Nosotros, Tus indignos siervos, Oh Señor, agradecidos por las bendiciones que Tu nos has dado, siempre alabamos, bendecimos, damos gracias a Tu bondad, clamando a ti con amor y humildad sumisión: Oh Salvador y Benefactor nuestro, Gloria a Ti.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

Abundantemente nos concedes abundantes bendiciones, Oh Maestro, aunque somos infructuosos siervos, en todas nuestras necesidades acudimos a Ti; ¡Tu nos colmas con abundantes dones! Ahora te agradecemos con todo nuestro corazón. ¡Glorificándote, Creador y Defensor nuestro! Clamándote desde lo más profundo de nuestras almas: Gloria a Ti oh Dios generoso.

Ahora y Siempre y por los siglos de los siglos Amén.

Oh Madre de Dios ayuda de Cristianos, ¡Nos has favorecido con tu protección! Nosotros tu siervos, agradecidos te clamamos a Ti: ¡Salve oh Virgen Purísima Theotokos! Por tus Oraciones líbranos de toda calamidad, porque tu eres pronta intercesora en tiempos de calamidad.

(en ocasiones de Acción de Gracias para alguna parroquia en particular, el Tropario patronal, puede ser cantado posterior a “Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo” con el Kontaquio Patronal siguiendo a “Ahora y siempre y por los siglos de los siglos Amen” Si el servicio de Acción de Gracias es celebrado en o durante la post-celebración de una Fiesta Mayor, el Tropario de la Fiesta así como el Kontaquio deben ser cantados.).
(En ocasiones de Acción de Gracias Solemnes para la Iglesia en general, el Tropario de la Santísima Cruz debe ser cantado después de “Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo” y posterior a “Ahora y siempre y por los siglos de los siglos Amen” el Kontaquio).


Tropario
(de acuerdo a la necesidad)
Tono 1°

Oh Señor, salva a Tu pueblo y bendice a tu heredad. Concede victoria a los Cristianos Ortodoxos sobre el enemigo; y por la virtud de tu Cruz, preserva a Tu heredad.

LECTURA DEL APOSOTOL

Sacerdote: ¡Atendamos! ¡Paz a todos!
Lector: ¡Y a tu espíritu!
Sacerdote: ¡Sabiduría!
Lector: El Proquimeno es en el tono 4°: Cantare al Señor, porque El se ha comportado con amor hacia mí.
Coro: Cantare al Señor, porque El se ha comportado con amor hacia mí.
Lector: Yo he confiado en Su piedad; mi corazón se regocijara en su Salvación.
Coro: Cantare al Señor, porque El se ha comportado con amor hacia mí.
Lector: Cantare al Señor. porque El se ha comportado con amor hacia mí.
Coro: Porque El se ha comportado con amor hacia mí.
Sacerdote: ¡Sabiduría!

(Para ocasiones generales de Acción de Gracias, la lectura de la epístola es como a continuación):

Lector: La Lectura es tomada de la Epístola del Santo Apóstol Pablo a los Efesios.
Sacerdote: ¡Atendamos!

(Efesios 5:8-21)
Lector: HERMANOS, Porque en otro tiempo fuisteis tinieblas; mas ahora sois luz en el Señor. Vivid como hijos de la luz; pues el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad. Examinad qué es lo que agrada al Señor, y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, antes bien, denunciadlas. Cierto que ya sólo el mencionar las cosas que hacen ocultamente da vergüenza; pero, al ser denunciadas, se manifiestan a la luz. Pues todo lo que queda manifiesto es luz. Por eso se dice: Despierta tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y te iluminará Cristo. Así pues, mirad atentamente cómo vivís; que no sea como imprudentes, sino como prudentes; aprovechando bien el tiempo presente, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino comprended cuál es la voluntad de Señor. = No os embriaguéis con vino, = que es causa de libertinaje; llenaos más bien del Espíritu. Recitad entre vosotros salmos, himnos y cánticos inspirados; cantad y salmodiad en vuestro corazón al Señor, dando gracias continuamente y por todo a Dios Padre, en nombre de nuestro Señor Jesucristo. Sed sumisos los unos a los otros en el temor de Cristo.

(Para días festivos civiles la lectura de la epístola es como a continuación):

Lector: La Lectura es tomada de la Epístola del Santo Apóstol Pablo a los Romanos.
Sacerdote: ¡Atendamos!
(Romanos 13:1-8)
Sométanse todos a las autoridades constituidas, pues no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que existen, por Dios han sido constituidas. De modo que, quien se opone a la autoridad, se rebela contra el orden divino, y los rebeldes se atraerán sobre sí mismos la condenación. En efecto, los magistrados no son de temer cuando se obra el bien, sino cuando se obra el mal. ¿Quieres no temer la autoridad? Obra el bien, y obtendrás de ella elogios, pues es para ti un servidor de Dios para el bien. Pero, si obras el mal, teme: pues no en vano lleva espada: pues es un servidor de Dios para hacer justicia y castigar al que obra el mal. Por tanto, es preciso someterse, no sólo por temor al castigo, sino también en conciencia. Por eso precisamente pagáis los impuestos, porque son funcionarios de Dios, ocupados asiduamente en ese oficio. Dad a cada cual lo que se debe: a quien impuestos, impuestos; a quien tributo, tributo; a quien respeto, respeto; a quien honor, honor. Con nadie tengáis otra deuda que la del mutuo amor. Pues el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.

Sacerdote: Paz a ti, Lector.
Lector: Y a tu Espíritu. ¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO
Sacerdote: ¡Sabiduría! ¡Atendamos! Escuchemos el Santo Evangelio. Paz a todos.
Coro: Y a tu Espíritu.

(Para ocasiones generales de Acción de Gracias, la lectura del Santo Evangelio es como a continuación):

Sacerdote: Lectura del Santo Evangelio según San Lucas.
Coro: Gloria a Ti, Dios nuestro, Gloria a Ti.
Sacerdote: ¡Atendamos!
(Lucas 17:12-19)
Sacerdote: EN AQUEL TIEMPO, al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia y, levantando la voz, dijeron: «¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!» Al verlos, les dijo: «Id y presentaos a los sacerdotes.» Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios. Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz; y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano. Tomó la palabra Jesús y dijo: «¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero?» Y le dijo: «Levántate y vete; tu fe te ha salvado.»

(Para días festivos civiles la lectura de la epístola es como a continuación):

Sacerdote: Lectura del Santo Evangelio según San Mateo.
Coro: Gloria a Ti, Dios nuestro, Gloria a Ti.
Sacerdote: ¡Atendamos!
(Mateo 22:15-22)
Entonces los fariseos se fueron y celebraron consejo sobre la forma de sorprenderle en alguna palabra. Y le envían sus discípulos, junto con los herodianos, a decirle: «Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios con franqueza y que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas. Dinos, pues, qué te parece, ¿es lícito pagar tributo al César o no?» Mas Jesús, conociendo su malicia, dijo: «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Mostradme la moneda del tributo.» Ellos le presentaron un denario. Y les dice: «¿De quién es esta imagen y la inscripción?» Dícenle: «Del César.» Entonces les dice: «Pues lo del César devolvédselo al César, y lo de Dios a Dios.» Al oír esto, quedaron maravillados, y dejándole, se fueron.

Coro: Gloria a Ti, Dios nuestro, Gloria a Ti.

LETANIA DE LA FERVIENTE SPLICA
Ten piedad de nosotros, Dios, según tu gran piedad, te suplicamos que nos escuches y tengas piedad.
Coro: Señor, ten piedad(tres veces).

Nosotros, Tus infructuosos siervos, te damos gracias con temor y con temblor, Oh Señor, nuestro Salvador y Maestro, porque Tu has derramado abundantemente tus bendiciones sobre nosotros. Nos postramos en adoración ante Tu amorosa piedad y Te alabamos como nuestro Dios, fervientemente Te pedimos: Libera a tus siervos de todas calamidad, y en Tu piedad, concede todas nuestras solicitudes que son hacía la Salvación, te suplicamos que nos escuches y tengas piedad.
Coro: Señor, ten piedad(tres veces).


Tu que piadosamente has escuchado a las oraciones de Tus siervos, Oh Señor; Tu que nos has mostrado Tu tierna compasión y amor al hombre. No nos olvides en los días venideros, mas cumple todos los buenos deseos de Tu pueblo fiel. Revélanos Tu rica piedad, no hagas caso de nuestros pecados, y alcanza Gloria por Tu nombre, te suplicamos que nos escuches y tengas piedad.
Coro: Señor, ten piedad(tres veces).

Que nuestra Acción de Gracias sea como incienso de dulce aroma ante tu majestad, Maestro piadosísimo. En tu amor por la humanidad, siempre envía sobre tus siervos tu bendición. Libéranos de los ataques de enemigos visibles e invisibles; preserva tu Santa Iglesia; y concede a todo tu pueblo salud, virtud y largos días, te suplicamos que nos escuches y tengas piedad.
Coro: Señor, ten piedad(tres veces).

Escúchanos, Oh Dios Salvador nuestro, la esperanza de todos los confines de la tierra y de aquellos cruzando el mar, y muestra tu piedad, muestra tu piedad Oh Maestro, sobre nosotros pecadores.
Coro: Señor, ten piedad(tres veces).
Escuchanos, oh Dios Salvador nuestro, la esperanza de todos los confines de la tierra y de aquellos cruzando el mar, y muestra piedad, muestra piedad Oh Maestro sobre nosotros pecadores.
Coro: Señor, ten piedad(tres veces).

Porque tu eres Dios misericordioso que amas a los hombres, y te rendimos Gloria, a ti Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.
Coro: Amén

Sacerdote: Al Señor roguemos.
(Inmediatamente el Sacerdote lee la siguiente oración en voz alta)
Sacerdote: Oh Señor Jesucristo Dios nuestro, El Dios de las piedades y bondades, cuya bondad no puede ser medida, y cuyo amor por los hombres es de una inmensurable profundidad; con temor y temblor, nos postramos ante tu majestuosidad, nosotros que somos indignos siervos. Humildemente te agradecemos por las bendiciones que has dado a Tu (s) siervo (a)(s) (ó esta parroquia________; ó Tu Iglesia; ó esta nación). Te glorificamos, Te alabamos, Te cantamos, Oh Señor y Maestro, y defensor nuestro; nos postramos ante Ti y te rogamos ilimitada piedad. Tal como Tu has recibido con Gracia las oraciones de tus siervos y les has concedido , también concede a tu Iglesia y preserva esta (e) (casa, o Tu siervo, o nación) de todo ataque hostil. Concédenos paz y tranquilidad, para que tu pueblo fiel pueda crecer en virtud y amor para Ti, y pueda participar de todos Tus beneficios, y entonces siempre Te ofreceremos Acción de Gracias y nos regocijaremos cantándote. Junto con tu Padre que es sin origen. Y Tu Santísimo y Vivificante Espíritu,, Dios Glorificado en tres personas.

(Otras oraciones apropiadas para la ocasión pueden ser usadas. Inmediatamente después de la oración el Sacerdote Exclama en voz alta.)

Sacerdote: Gloria a Ti , Oh Dios Salvador nuestro, por los siglos de los siglos.
Coro: Amén.

¡Gloria sea Jesucristo Sobre todas las cosas!

 

¡Gloria a Dios por todo!
Direct your Questions, Comments or Feedback to (Por favor dirigir sus preguntas, dudas o comentarios al): 956-781-6114 or info@stgeorgepantry.org


Home Back Top
Powered by Orthodox Web Solutions